CÁPSULA DEL TIEMPO BDR

Un tratamiento facial exclusivo para pieles exigentes
Diferente tratamiento para realizar desde hidratación extrema, contorno ojos, arrugas, imperfecciones en la piel, pieles grasas, flacidez hasta tratamientos de juventud.
La primera fase del tratamiento de la Cápsula del tiempo. Ésta consiste en una exfoliación dermacéutica, diferentes ácidos (glicólico, salicílico, mandélico, etc.) en función de los resultados que se busquen, del tipo de piel, del estado cutáneo, de la edad y del historial clínico y un dermopeeling que se llevan a cabo después de una limpieza previa de la piel. Conseguimos eliminar las impurezas de nuestra dermis, realizando una limpieza profunda, la eliminación de imperfecciones y el favorecimiento de un color uniforme. Consigue una disminución de las arrugas, una piel rejuvenecida y bien hidratada, con una secreción correcta de grasa y una buena consistencia y luminosidad.

La segunda fase del tratamiento de la Cápsula del tiempo es la apertura de microcanales epidérmicos y la penetración de nanomoléculas dermacéuticas. Durante esta fase, se utiliza un cabezal denominado XL. Con este cabezal se abren una media de 200.000 microcanales en la piel por sesión. Además, este cabezal genera una vibración y esta vibración lo que hace es que nos activa la llegada de líquidos, de fluidos y de sangre a la dermis para activar la curación en la zona, se facilita la entrada a los nuevos productos dermacéuticos utilizados en esta fase hasta la capa basal donde liberan los principios activos que los componen y reparan así la estructura celular para retrasar el envejecimiento. Con este tratamiento también conseguimos afinar la parte externa de la piel (para reducir el peso y así la flacidez y las arrugas). El resultado y consecuencia directa es un efecto lifting y una recuperación del equilibrio y la reestructuración de la elasticidad de la piel.

En la tercera fase, lo primero que se lleva a cabo es la colocación de una segunda piel tratante sobre el rostro.

Esta segunda piel consiste en tejidos impregnados con ingredientes dermacéuticos de última generación con efecto turbo tratante para la piel. Dependiendo de los objetivos que se persigan, como en fases anteriores, estos ingredientes dermacéuticos serán unos u otro. Podemos coloca la máscara vibratoria o máscara de led.

Con la vibración que genera, activa la llegada de líquidos, de fluidos y de sangre a la dermis para activar la curación. Gracias a ésta máscara, se produce un efecto detoxificante y drenante de la piel, además de relajar los músculos miméticos.

La máscara led provoca una mejor absorción de los principios activos que contienen los productos dermacéuticos que hemos utilizados en fases previas y hace que la piel los metabolice mejor y a unificar el tono de la piel, iluminar, aclarar manchas, activa la creación de colágeno y elastina. Remodela el óvalo facial.

En la fase cuarta tiene como objetivo la protección de los principios activos aplicados a la piel durante todo el proceso con tres tipos diferentes de emulsión. Con estas emulsiones, se consigue sellar los principios activos en la dermis.
Todo este proceso genera un resultado visible prácticamente de forma inmediata. Activando la circulación, aporta firmeza y luz a nuestra piel, la rejuvenece, difumina las arrugas y las marcas de expresión, aclara las manchas de pigmentación y disminuye las marcas y las cicatrices con poros menos dilatados.